|

Los países europeos con más tradición ciclista como Holanda, Londres o Alemania ya han puesto en marcha en algunas ciudades, varios proyectos para la creación de carriles para bicicletas con casi 20 kilómetros de longitud y conectadas con varios municipios. La proliferación de las bicicletas eléctricas entre los usuarios, ha sido uno de los motivos principales para que se puedan llevar a cabo.