|

El día menos esperado puede suceder esto: vas caminando por la calle y, de pronto, escuchas un sonido fuerte proveniente de la vía más cercana a ti que te confunde y alarma. Al dirigir tu mirada a lo acontecido, te das cuenta que se trata de un grave accidente de tránsito y los pedidos de ayuda no se hacen esperar. Sin dudarlo, decides auxiliar a las víctimas. Pero, ¿sabes realmente qué hacer y no hacer en estas circunstancias?