Imagina que estás en la autopista, llegas a una de las curvas que siempre has tratado de evitar y de pronto, tu carro automático se apaga. No es algo que comúnmente ocurra pero, si es que esto ocurre, tienes que estar preparado. Una de los primeros efectos que sentirás, es que la dirección asistida dejará de funcionar correctamente. La segunda y quizás más preocupante,unos frenos duros y casi inservibles. ¿Qué hacer y qué no hacer en estas circunstancias?. Más en