En el imaginario colectivo siempre estuvo presente un futuro plagado de autos voladores. Varias generaciones han soñado con conducir un auto que sobrevuela futuristas edificios. Pero, ¿qué pasó? ¿Por qué no hemos desarrollado aún la tecnología necesaria para fabricarlos?