Conducir un camión debe ser uno de los trabajos que más afecta la salud física y mental de quien lo ejerce, al ser sedentario en demasía. Y es que, los conductores -a diferencia de otros- pasan largas horas detrás del volante, están en constante tensión al tener que maniobrar con destreza un vehículo de gran tamaño y casi siempre trabajan de noche. Todos estos factores se intensifican si el operario tiene una alimentación deficiente.