Casi tan impresionante como ver un 918 Spyder híbrido de Porsche es poder contemplar su proceso productivo. Y es que para crear un auto de alta tecnología, también hace falta una alta tecnología de producción para ensamblar todos los componentes eléctricos, las baterías, el V8 atmosférico, el chasis de fibra de carbono… Y todo apiñado en un espacio, tras los pasajeros, donde apenas cabría una cabeza de alfiler.

El Salón de Ginebra de 2013 fue todo un homenaje a la deportividad, al lado más exuberante del automovilismo deportivo. se conoció al McLaren P1, al Ferrari LaFerrari… y a un Pininfarina Sergio Concept que desarrollado de manera conceptual nos hacía soñar con una espectacular barchetta capaz de maridar a la perfección un diseño actual y un carácter retro.