Apenas tenemos marcas de autos españolas, y las que ha habido a lo largo del último siglo han sido, en gran parte, resultado de programas de ayudas económicas nacionales, sobre todo tras la dolorosa Guerra Civil, y el régimen proteccionista que vino después.